ÁCIDO HIALURÓNICO, CLAVE EN TUMORES DE MAMA

Salud

por Sebastián Martino
EL UNIVERSITARIO – UNNOBA
Reproducido por ONG VIVA LA VIDA

Si el primer paso para combatir el cáncer es detener su avance e impedir su metástasis, una de las claves para el carcinoma de mama podría estar en el ácido hialurónico, una molécula que se encuentra en numerosos tejidos de nuestro cuerpo.

El ácido hialurónico es un componente crucial en diferentes procesos asociados con el cáncer, como la angiogénesis, esto es, el crecimiento de vasos sanguíneos nuevos que los tumores necesitan para crecer.

En un paper publicado en la revista The Febs Journal, la doctora Laura Alaniz, docente-investigadora del Centro de Investigaciones y Transferencia del Noroeste de la Provincia de Buenos Aires (CITNOBA), describió la influencia del ácido hialurónico en la angiogénesis y en la acción sobre los macrófagos, que son un tipo de glóbulo blanco que rodea los microorganismos, los destruye, elimina las células muertas y estimula las respuestas inmunitarias.
La investigación, que se enmarca dentro de la tesis doctoral de la becaria del CONICET Fiorella Spinelli, constó de tres etapas: una in vitro, otra in vivo (con ratones) y una tercera con muestras de tejidos de pacientes oncológicos. Allí intervinieron, además de los investigadores y becarios del Centro de Investigaciones Básicas y Aplicadas de la UNNOBA (CIBA), científicos y profesionales de la Universita degli Studi dell’Insubria de Italia, de la Universidad Austral, del Hospital Interzonal General de Agudos Dr. Abraham Piñeyro de Junín y de la Clínica Centro, también de Junín.

En este trabajo se logró establecer que el ácido hialurónico actúa de manera diferente en el tumor de mama respecto del de colon.

El contexto del tumor

La doctora Alaniz explica que la investigación se basó en la acción de los componentes de la matriz de la célula (contexto tumoral). Precisamente, el ácido hialurónico era uno de esos componentes que afecta a los macrófagos. Por eso se estudió ese comportamiento en el contexto de los tumores de mama y de colon, que son los de mayor incidencia en mujeres y hombres, tanto en Latinoamérica como en el resto del mundo.

“El objetivo era comprender si la matriz, o sea, lo que está alrededor del tumor, estaba afectando el comportamiento de esos tumores. Si esto sucedía, era plausible buscar terapias para modular la matriz, e indirectamente a las células asociadas como los macrófagos”, cuenta Alaniz.

En este trabajo se logró establecer que el ácido hialurónico actuaba de manera diferente en el tumor de mama respecto del de colon. “Cuando encontramos eso nos preguntamos por qué había esas diferencias si la molécula era la misma”, recuerda Alaniz. Y la respuesta la hallaron en la proteína TSG-6: “Puede haber proteínas que están asociadas al ácido hialurónico, que regulan su comportamiento y hacen que funcione distinto. Justamente, encontramos que la proteína TSG-6, que regula la forma que tiene el ácido hialurónico en la matriz (o sea, alrededor de la célula), se expresaba en los tumores de mama y no en los de colon. Entonces, nuestra hipótesis es que esto no se da por al ácido hialurónico en sí, sino por esta proteína que está regulando su comportamiento. A su vez, todo esto, modificado, afecta el comportamiento de los macrófagos y su acción en la formación de nuevos vasos”.

Etiquetas:
¿Te gusta este artículo? ¡Compártelo!

Más Noticias:

Menú