LA FUNCIÓN SOCIAL DE LA CULTURA

PRViva la vida em português

Por Luciano Siqueira *

Nos reunimos en un debate con más de 100 compañeras y compañeros de las diversas áreas y expresiones culturales, en un intercambio de ideas en forma abierta y libre, en que cada uno, cada una, dio su opinión y aunque a veces no se llegue a una conclusión definitiva, lo que no deja de ser bueno, porque se estimula, se instiga a continuar pensando sobre los temas que fueron abordados.

El carácter del gobierno de Bolsonaro como enemigo de la cultura y la expresión de eso, a través de diversas medidas que tiende a sustraer y romper la producción cultural del país, en el debate vino a colación que hay dos vectores que sustentan la política cultural, uno el que cabe al poder público sin ningún direccionamiento ni intervención en sus contenidos, que es dar respaldo y apoyar las diferentes manifestaciones culturales, los diferentes lenguajes en que la ciudad se expresa y el otro, hacer de la actividad cultural Instrumento de inclusión social y desarrollo económico, en el sentido de que hay mucha gente en vuelta en la cadena de la cultura, sea músico, artista, cantor, compositor, sea técnico de palco, iluminador, sonidista, sea mantenimiento de equipamientos, de instrumentos, puedan sobrevivir de su oficio.

El reconocimiento formal de la cultura como derechos de ciudadano viene siendo una conquista de los últimos años. Hoy en el plano mundial se incluyen además de los derechos ambientales, los derechos culturales. En Brasil la constitución de 1988 asignó por primera vez el derecho a los ciudadanos, las constituciones provinciales, las leyes orgánicas municipales pasaron a considerar el tema cultura como un derecho principal de los ciudadanos.

A partir de la experiencia de cultura popular cuando Miguel Arraes era intendente de Recife, donde se intentó hacer una correlación con las diferentes expresiones culturales, sobre todo aquellas que brotan de las expresiones populares con la educación y la elevación del nivel de conciencia política, valorizado lo que el pueblo ya hace y facilitar el acceso a la población a los equipamientos culturales y a los diversos lenguajes para que se identifique, a través del arte, así misma. En Recife se realizaron en la época piezas teatrales como por ejemplo “Los fusiles de la Sra. Carrar de Bertold Brech y los colectivos de la periferia traían a las personas para asistir una pieza de ese orden tan avanzada.

Varias consideraciones se hicieron en el debate por ejemplo dotar a la ciudad de una red de bibliotecas, más allá de las municipales existentes que han recibido un tratamiento razonable. Somos carentes de sala de espectáculos, más teatro, más lugares, para que los diferentes lenguajes culturales se puedan expresar. Este año la intendencia de Recife va a devolver al Teatro del Parque plenamente restaurado y en condiciones técnicas para presentar los espectáculos más exigentes.

El debate también trajo al tapete las expresiones culturales en los barrios que están fuera del alcance del poder público, que es un desafío que se coloca en la actualidad.

Recife tiene una tradición cultural muy fuerte, es un bastión de resistencia, una ciudad cosmopolita que desde que nació se relaciona con otras culturas. Fue capaz de construir una identidad propia, por eso la política cultural del municipio debe ser algo permanente todo el año, y no apenas en Navidad, San Juan y San Pedro y carnaval. El poder público debe actuar con la población en ese sentido.

• Luciano Siqueira es el vice Intendente de la ciudad de Recife, capital de Pernambuco en Brasil
• Traducción Héctor Pellizzi para el diario VIVA LA VIDA

Etiquetas:
¿Te gusta este artículo? ¡Compártelo!

Más Noticias:

Menú